La tentaciôn de existir by E. M. Cioran

By E. M. Cioran

Taurus. Madrid. 1973. 21 cm. 206 p. Encuadernación en tapa blanda de editorial. Colección 'Ensayistas', ninety eight. Traducción de: los angeles tentation d'exister. Cioran, E. M. 1911-1995. l. a. tentation d'exister. Versión castellana de Fernando Savater. Savater, Fernando. 1947-. Cioran, E. M. 1911-1995. l. a. tentation d'exister. Versión del francés de Fernando Savater. Indice. Savater, Fernando. 1947-. Cioran, E. M. 1911-1995. l. a. tentation d'exister. Versión española de Fernando Savater. Savater, Fernando. 1947- .. Este libro es de segunda mano y tiene o puede tener marcas y señales de su anterior propietario. Cubierta deslucida. ISBN: 84-306-1098-7

Show description

Read Online or Download La tentaciôn de existir PDF

Best other social sciences books

Place, Commonality and Judgment: Continental Philosophy and the Ancient Greeks

During this very important and hugely unique booklet, position, commonality and judgment give you the framework during which works primary to the Greek philosophical and literary culture are usefully situated and reinterpreted. Greek lifestyles, it may be argued, was once outlined by way of the interconnection of position, commonality and judgment.

Lebenswelt oder Natur. Schwacher Naturalismus und Naturbegriff bei Jürgen Habermas

In seinen neueren Veröffentlichungen tritt Jürgen Habermas immer wieder als prominenter Kritiker von Naturalismus und Szientismus auf. Er will die kommunikative Vernunft vor ihrer Reduktion auf die instrumentelle bewahren, ohne dabei hinter die Voraussetzungen dessen zurückzufallen, was once er nachmetaphysisches Denken nennt.

Additional resources for La tentaciôn de existir

Sample text

Expresa el asombro y el malestar de quien, desde la periferia de un Imperio, contempla su descomposición y su reblandecimiento. Meditadla: es como nuestro epitafio anticipado. Ignoro si es legítimo hablar del fin del hombre, pero estoy seguro de la caída de todas las ficciones en las que hemos vivido hasta la fecha. Digamos que el historiador desvela al fin su lado nocturno y, para seguir en la vaguedad, que un mundo se destruye. Pues bien: en la hipótesis de que sólo dependiese de mí el que eso no se produjese, yo no haría gesto alguno, no movería ni el dedo meñique.

Nuestra incredulidad, e incluso nuestra fe, están marcadas por ellas. Tomarlas con Dios, querer destronarle, suplantarle, es una hazaña de mal gusto, el logro de un envidioso que experimenta una satisfacción de su vanidad al enfrentarse con un enemigo único e incierto. Bajo cualquier aspecto que se presente, el ateísmo supone una falta de maneras lo mismo que, por razones contrarias, la apologética, pues ¿acaso no es tanto una indelicadeza como una caridad hipócrita, una impiedad, emperrarse en sostener a Dios, en asegurarle, cueste lo que cueste, su longevidad?

El silencio es insoportable: ¡qué fuerza hace falta para establecerse en la concisión de lo Indecible! Más fácil es renunciar al pan que a las palabras. Desdichadamente la palabra resbala hacia la palabrería, hacia la literatura. Incluso el pensamiento tiende a ello, siempre listo a expandirse, a inflarse; detenerle por medio de la agudeza, reducirlo a aforismo o a donaire, es oponerse a su expansión, a su movimiento natural, a su ímpetu hacia la disolución, hacia la inflación. De aquí los sistemas, de aquí la filosofía.

Download PDF sample

Rated 4.47 of 5 – based on 36 votes